Transición energética

El futuro nos alcanza: Descarbonización

En Iberdrola México somos conscientes del papel que jugamos para hacer frente al cambio climático, por eso realizamos mejoras en nuestros procesos y buscamos alternativas para que nuestra operación sea amigable con el medio ambiente y contribuya a la descarbonización, es decir, la reducción de emisiones de carbono (CO2) al ambiente como consecuencia de actividades esenciales para las economías se logrará a través de la transición energética. Dicha transición implica hacer cambios paulatinos en el uso de fuentes de energía.

Los cambios en la temperatura del planeta son causados principalmente por la actividad humana y las emisiones de gases, las cuales derivan de la quema de combustibles como el carbón y el petróleo[1]. No obstante, el uso de estos combustibles es necesario para actividades esenciales que promueven el desarrollo de las economías. Por lo anterior, la solución al cambio climático es más compleja que solo dejar de utilizar combustibles fósiles.

Nuestro papel para lograr la descarbonización está en contar con opciones innovadoras que les permitan a nuestros clientes operar y reducir las emisiones de carbono al ambiente. Actualmente, nuestros 7 parques eólicos y 3 fotovoltaicos, que suman una capacidad instalada de 1,163 MW, suministran energía limpia a una amplia gama de industrias en diferentes zonas del país.

Además, desarrollamos Smart Solar, una solución que permite a nuestros clientes generar la energía dentro sus instalaciones, a través de la colocación de paneles solares en espacios que normalmente no son aprovechados, como azoteas o terrenos colindantes.

Por otra parte, en México ya se iniciaron investigaciones y estudios de proyectos para el sector empresarial interesado en la descarbonización a través del uso de hidrógeno verde, que se ha consolidado a nivel internacional como la mejor alternativa hacia la transición energética al tratarse de un elemento abundante en la tierra y que se obtiene a través de energías renovables, para usarse como materia prima para algunas industrias y como combustible para el transporte aéreo, marítimo y terrestre.

En 2021, de acuerdo con el Índice de Transición Energética (ETI, por sus siglas en inglés), países como Suecia, Noruega y Dinamarca cuentan con mayores avances en cuanto a transición energética en los últimos 10 años. Según este índice, México se ubica en el puesto 46 de 115, gracias a que múltiples empresas han optado por incorporar a sus procesos el uso de energías renovables.

Aún hay mucho por hacer, pero en Iberdrola México estamos convencidos de que la descarbonización es posible, solo se trata de tener voluntad para generar cambios que tendrán impacto global y a largo plazo.

[1] https://www.un.org/es/climatechange/what-is-climate-change

Solicita información sobre nuestras soluciones

Volver a arriba de la página