Transición energética

La clave para la descarbonización de la industria está en el hidrógeno

La obtención y uso del hidrogeno verde son un camino más hacia la transición energética. En Iberdrola México sabemos que la anticipación juega un rol importante a la hora de generar energía y cuidar del planeta, y qué mejor si se hace de forma sustentable.

Sabemos que el hidrógeno es el elemento más abundante en la Tierra y que es un combustible universal, ligero y muy reactivo, pero difícilmente se encuentra aislado. Las formas que se conocen para obtener este gas son poco sustentables; sin embargo, ya hay alternativa y se llama hidrógeno verde.

¿Por qué se llama así?

Porque durante el proceso para obtenerlo no se emite dióxido de carbono al ambiente. Esto se hace a través de la electrólisis, un proceso químico en el que se separa el hidrógeno del oxígeno que hay en el agua.

Descargar transcripción de infografía

¿Cómo se puede utilizar el hidrógeno verde?

Actualmente, su uso es más enfocado en la parte industrial, por mencionar algunas aplicaciones, se puede emplear en la fabricación de amoniaco, metanol, refinación de petróleo, sustitución de combustibles que son utilizados actualmente dentro de las empresas para elevación de temperaturas dentro de sus procesos, así como en la parte de movilidad (autos de uso personal, camiones de carga o sistemas de transporte público). No obstante, en un futuro cercano y por sus características se podrá estar utilizando en la producción de calor como la calefacción en el hogar), de igual manera se contempla a un largo plazo, tener la posibilidad de implementarlo en trasporte pesado (aéreo y marítimo).

¿Cuál es su mayor ventaja?

Contribuir de gran manera con la descarbonización, llevando a cabo el proceso a través de fuentes renovables; es decir, la electrólisis necesita de electricidad (como su nombre lo indica) y ésta se puede generar a través de sistemas eólicos y fotovoltaicos. Como resultado de este proceso, en el que no hay emisiones contaminantes, obtenemos hidrógeno y oxígeno. El hidrógeno se puede emplear en diferentes industrias como combustible, mientras que las partículas de oxígeno se liberan al ambiente o, de requerirlo, se utilizan en el proceso industrial. Además, es de fácil almacenamiento y puede viajar por los mismos canales e infraestructuras que el gas natural.

¿Cuándo comenzará a emplearse?

Ya hay países en Asia y Europa que tienen proyectos avanzados en la materia. Grupo Iberdrola ya está comenzando la fase de operación en España de sus primeros dos proyectos: uno en Puertollano de producción de hidrógeno en sitio y otro en Barcelona destinado a movilidad. En México ya nos encontramos en la fase de investigación y estudio de proyectos para empresas interesadas en descarbonización, tanto para la utilización de hidrógeno verde como combustible, así como, para la parte de movilidad.

De acuerdo con la Agencia Internacional de la Energía (AIE), obtener hidrógeno verde de esta forma podría representar la reducción de 830 millones de toneladas anuales de CO2 que se originan cuando este gas se produce mediante combustibles fósiles.

En el caso de México, es un país con una gran oportunidad para producir hidrógeno verde, gracias a su gran potencial para la generación de energía eólica y fotovoltaica, y así abastecer a diferentes industrias y sectores.

La descarbonización de la economía será una realidad porque nuestro planeta lo necesita y estamos en el momento justo para comenzar con pequeños y grandes cambios. Apostar por el hidrógeno verde es uno de ellos, por lo cual Iberdrola ya está en la fase de exploración para implementarlo también en México y contribuir así con todas las compañías que tienen necesidades de energía limpia.

Fuentes:

DW Español / International Energy Agency (IEA)

Volver a arriba de la página