Trabajar desde casa puede ser productivo

Con el fin de disminuir los riesgos de contagio de Covid-19 y procurar la salud de nuestros colaboradores, hemos implementado el home office, una actividad que involucra trabajar desde casa. Actualmente, el 75% de nuestra plantilla aporta su energía de esta forma, para continuar con el suministro eléctrico de nuestros clientes.
No obstante, a pesar de sonar muy sencillo, hay quienes no logran adaptarse al principio a esta práctica, ya que implica la reorganización de dinámicas sociales, tecnológicas y familiares en cada en casa.
Por lo anterior, es importante tomar en consideración algunos aspectos que resulten benéficos para la rutina del día a día en el tema laboral y con ello lograr un balance con el aspecto familiar.
Respeta tus horarios
Trabajar desde casa no implica iniciar la jornada a la hora que mejor convenga. Es necesario iniciar a la hora que normalmente llegas a la oficina y comenzar a trabajar en los pendientes.
Esto mismo ocurre para el horario de comida y la salida; de no respetarlos, es posible que el rendimiento no sea el mismo.
Elige un espacio adecuado
Si no se cuenta con un estudio o una habitación especial para trabajar, es necesario adaptar un espacio en el que se puedan llevar a cabo las actividades sin distracciones y de forma cómoda. Además de tener el equipo y conexiones necesarias para este.
Planifica tus actividades
Contar con una lista de las actividades a realizar durante el día de jornada laboral permitirá la administración del tiempo de forma adecuada. De ser posible, al finalizar puedes hacer el mismo ejercicio con las tareas que se fueron sumando, esto servirá para el día siguiente.
Evita mezclar tareas
Al estar en casa se puede pensar que las actividades del trabajo pueden mezclarse con las labores domésticas. Sin embargo, esto puede ser un distractor y al final del día no se podrá tener un balance entre trabajo y hogar.
Cuida tu alimentación e hidratación
Además de respetar los horarios y lugares para comer, es necesario llevar una dieta balanceada y tomar agua suficiente, para poder rendir durante el día. Evita, en la medida de los posible, alimentos con alto contenido calórico, para que la mente se mantenga activa.