Un buen lugar para trabajar: más que salario y prestaciones

Por Nuri Cobos

La pandemia por COVID-19 ha dejado en México más de 1.2 millones de personas sin empleo formal, de acuerdo con datos reportados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Muchas familias enfrentan ahora no solo el riesgo latente de contagio, sino además la pérdida de ingresos y de prestaciones vitales como los servicios de salud.

Y es que, si hablamos de empleo de calidad, los trabajadores en México no tienen el mejor panorama. Más del 50% de la población económicamente activa trabaja en la informalidad, es decir, sin prestaciones de ley.

Ante estas circunstancias, Iberdrola México ha puesto el bienestar de sus colaboradores en su top de prioridades. Tenemos claro que nuestro equipo es fundamental para alcanzar los objetivos del negocio, por ello la compañía ofrece trabajo digno y seguro, además de una cultura muy humana, que considera a cada persona parte de una gran familia.

Hay tres elementos clave que permiten una relación sana y productiva entre una organización y su gente. El primero de ellos es, sin duda, una retribución competitiva.

Mientras que en otras empresas beneficios importantes -como un seguro de gastos médicos mayores o días extra de vacaciones- son reservados para mandos altos, en Iberdrola México se brindan a todos por igual. El bienestar laboral debe ser equitativo.

En segundo lugar, aparecen las oportunidades de crecimiento y desarrollo, y no solo tiene que ver con escalar de puesto, significa también que tu trabajo te rete constantemente, y que tengas acceso a nuevos aprendizajes y experiencias.

Iberdrola México tiene la visión de formar líderes en el sector. En sólo cinco años la compañía ha duplicado su plantilla y formado talento joven, que hoy día acumula un gran conocimiento sobre el mercado eléctrico mexicano, la innovación en energías renovables y la eficiencia energética.

Finalmente, te tienes que enamorar. Tienes que creer en tu empresa. Y esto se consigue cuando te das cuenta de que tu compañía trabaja con ética, favorece la equidad, asume una verdadera responsabilidad social con las comunidades donde opera y, además, contribuye al desarrollo de tu país.

Las personas buscan bienestar y las compañías compromiso, y si se reúnen estas tres condiciones: remuneración justa, oportunidades de desarrollo y una cultura organizacional positiva, ambas partes obtiene lo que necesitan.

En tu vida laboral habrá momentos en los que simplemente firmas un contrato y alquilas tu talento para conseguir determinados objetivos, esa es una relación de trabajo convencional. En Iberdrola México mi experiencia personal ha ido más allá, hasta convertir mi quehacer diario en un auténtico compromiso hacia mi empresa. Es sentirme parte de algo más grande, cuyo propósito impacta a la sociedad y a mi país.

Y al parecer no soy la única; de acuerdo con nuestra última encuesta de clima, realizada este año, 90% del personal afirma que la comunicación de la compañía es abierta y transparente, 95% piensa que ha demostrado preocupación y compromiso con sus empleados y un 96% expresó su orgullo de pertenencia.

Nuestro país necesita más que nunca empresas comprometidas con el empleo de calidad, el desarrollo económico y la contribución social. Empresas de las que te puedas enamorar, empresas como Iberdrola México.