Tenacidad, experiencia y valores caracterizan a las trabajadoras de Iberdrola México

Organizadas, preparadas, sin barreras propias o límites impuestos, son algunas de las características de las diferentes mujeres que trabajan en Iberdrola México y que a diario impulsan la compañía.

Actualmente, ellas representan el 20% de la plantilla y participan en todas las áreas del negocio.

En Iberdrola México estamos comprometidos con el desarrollo profesional de las mujeres en un entorno que les permita conciliar su vida personal y laboral. La equidad es prioritaria para nosotros y por ello contamos con un programa de igualdad de oportunidades y conciliación a nivel global.

Selene Jerezano, de 27 años, es un ejemplo claro de ello. Estudió la carrera de Ingeniería Mecánica y lleva dos años en la compañía. Primero trabajó en el área de Compras y después tocó la puerta del departamento global de Revisiones, donde se colocó como la primera mujer supervisora de turbinas de todo el grupo Iberdrola.

Debes enfocarte en lo que realmente quieres y cómo lo vas a conseguir y a través de qué medios. Dedicarte mucho y hacer sacrificios”, explica Selene.

Fue esa tenacidad la que le valió el empleo, así como su motivación y experiencia que sus propios jefes identificaron en su actitud y desempeño.

Como supervisora de turbinas, pasa mucho tiempo fuera de casa, trabajando en el mantenimiento de plantas a lo largo del territorio con jornadas de hasta 12 horas y rodeada de hombres. Sin embargo, eso nunca ha representado un obstáculo para ella.

El respeto te lo ganas tú misma, cuando laboras con ellos con educación y cordialidad, apunta Selene, reflejando la sorpresa que para muchos de sus compañeros implica la presencia de las mujeres en ciertos sectores laborales. Ninguna mujer debe estar encasillada, afirma Selene, quien ahora tiene un nuevo reto: estudiar una maestría en Termodinámica y Materiales y aplicar sus conocimientos en Iberdrola.

Con este mismo objetivo de crecer profesionalmente está Carla Hernández, directora de Proyectos Fotovoltaicos en Iberdrola Renovables México e ingeniera mecánica y administradora. En 2009, su vida dio un giro cuando decidió abandonar el sector automotriz y estudiar una maestría en energías renovables.

Carla, quien tiene un equipo a su cargo, sostiene que este no es un “sector cerrado”, pues ante la demanda de mano de obra en el sector, cada vez hay más mujeres en trabajos considerados para hombres.

Uno de sus grandes logros de Carla dentro de la compañía es haber dirigido el proyecto fotovoltaico más grande de Iberdrola en el mundo: el parque fotovoltaico de Santiago, en San Luis Potosí, que cuenta con 750 hectáreas y una inversión de más de 250 millones de dólares. Además, es una de las colaboradoras que a través de su trabajo transmite el compromiso de la empresa con el cuidado del medio ambiente a través de la generación de energías renovables.

Leticia Mijangos, responsable del Área de Soporte y Operación de Sistemas Comerciales, es una de las pioneras de la compañía. Forma parte del equipo desde que Iberdrola llegó a México.

Su primer proyecto fue la planta de ciclo combinado Dulces Nombres I, que entró en operaciones en marzo del 2002. Se instaló en una caseta frente a la obra y se encargaba de mil cosas. “Desde montar un cablecito a una red, hacía de todo”, recuerda Lety, quien también se enorgullece de la evolución de la empresa y su compromiso con los colaboradores.

Tras una larga trayectoria, confiesa que sigue siendo un gran reto balancear su vida laboral con su vida profesional. Para este año ella tiene como propósito disfrutar más a sus amigos y familia. sin dejar de lado la empresa. “En la vida hay que dejar una huella. (…) Me gustaría ser recordada como una persona que quiso hacer equipo y hacer de esta una mejor empresa”.

Este 8 de marzo celebramos el Día Internacional de la Mujer, un momento importante para reflexionar sobre los avances en temas de igualdad de oportunidades laborales entre hombres y mujeres. En el cuarto trimestre de 2018 la población ocupada alcanzó 54.2 millones de personas. De estas, 33,3 millones son hombres y 20,9 millones son mujeres. Si bien aún falta un largo camino por recorrer, en Iberdrola México creemos que, con cada paso que damos, estamos más cerca de lograr una igualdad de condiciones de trabajo para ambos sexos.