INVOLVE, una oportunidad de abrir fronteras

Después de un año de capacitación, la tercera edición de INVOLVE (International Volunteering Vacation for Education) concluyó con la ceremonia de entrega de reconocimientos a los estudiantes que formaron parte de ella.

Alan Jacobo Quintero, Rogelio Contreras y Leslie Herrera nos compartieron su experiencia en este programa, durante el cual jóvenes de bajos recursos reciben capacitación en ofimática, a fin de que cuenten con las herramientas necesarias para lograr un mejor desempeño académico y acceder a un empleo de calidad en el futuro.

“El proyecto INVOLVE es increíble, adquieres mucho aprendizaje, todo es didáctico y la convivencia es muy buena junto con los voluntarios”, comentó Alan Jacobo, quien recibió la capacitación durante un año en uno de los centros comunitarios de aprendizaje de nuestra asociación aliada FONABEC.

Los tres dijeron sentirse satisfechos por los conocimientos adquiridos y lo que representan para su desarrollo académico y profesional, al tiempo que destacaron lo valioso de convivir con voluntarios extranjeros y conocer otras culturas, idiomas e incluso nuevos acentos.

Trabajar con personas de otros países les abrió nuevas fronteras, pues ahora tienen dentro de sus expectativas estudiar una licenciatura, maestría e incluso tener un negocio propio. Es el caso de Rogelio, quien fue motivado por una de las voluntarias a continuar con sus estudios universitarios. De hecho, ya está cursando la carrera de Administración y cuenta con dos trabajos en los que aplica, dice, mucho de lo aprendido durante la capacitación de INVOLVE.

En las cuatro ediciones de esta iniciativa realizadas en México, la última de ellas en verano pasado en el sureño estado de Oaxaca, han participado casi 120 voluntarios, extranjeros y locales, beneficiando a más de 200 estudiantes.