Estero Garrapatas: un ecosistema que contribuye a la reducción de emisiones

Esta fecha fue propuesta por la institución en 1972 con la finalidad de motivar a las personas a convertirse en agentes activos del desarrollo sustentable y equitativo, promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales y fomentar la cooperación para que el medio ambiente sea sostenible.

En este día tan especial para la flora y fauna queremos contarte una de las grandes acciones que hemos realizado para el cuidado de la biodiversidad en México: la recuperación del Estero Garrapatas, en Altamira, Tamaulipas.

Con el compromiso de generar un impacto positivo en la zona, se trabajó en coordinación con el Centro de Investigación y Desarrollo en Ingeniería Portuaria y Marítima (CIDIPORT) de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, la organización Asesores en Ecología y Medio Ambiente (ASECMA) y la Administración Integral Portuaria de Altamira (API-ALT) para la recuperación de este manglar.

El personal de CIDIPORT realizó un diagnóstico sobre las condiciones en la que se encontraba el estero y determinó que para su recuperación era necesario restituir su salinidad, misma que se comenzó a perder en los años 70, provocando la desaparición de algunas especies y el deterioro de este ecosistema.

El mangle se considera un sumidero de carbón. Absorbe el CO2 en la atmósfera y lo resguarda como carbón orgánico en depósitos de sedimentos por miles de años.

Con lo anterior, Iberdrola México, a través de su planta de ciclo combinado Altamira III y IV, realizó las adecuaciones necesarias para instalar los ductos y derivaciones para llevar el agua de las torres de enfriamiento directamente al Estero Garrapatas. Durante tres años (2003 – 2006), de los 2 mil m3/hr de agua de mar que entraban a la planta se descargaron completamente 1,800 m3/hr al manglar.

Esta actividad fue monitoreada, tanto por la compañía como por el CIDIPORT, para corroborar que el agua contara con las condiciones óptimas y que las acciones resultaran benéficas para el manglar.

El Estero Garrapatas se recuperó, reaparecieron especies de aves y reptiles; y el nivel de salinidad es el adecuado, por lo que ya no es necesario que la descarga de agua de mar se haga totalmente en este ecosistema de más de 140 hectáreas.

Con esta acción, regresamos a la naturaleza el 90% del agua que utilizamos en nuestros procesos de enfriamiento en esta planta de 1,077 MW de capacidad instalada.

Actualmente, Iberdrola México realiza la descarga requerida por el manglar, de acuerdo con el análisis que realiza de manera permanente la Universidad de Tamaulipas y asociaciones aliadas, y el excedente lo regresa al mar, garantizando las condiciones óptimas del líquido a través de su monitoreo.

En la compañía nos sentimos muy orgullosos de la recuperación de este gran ecosistema en Tamaulipas y continuamos trabajando para que generar más beneficios a las comunidades en las que se encuentran nuestras plantas, contribuyendo así a la preservación del medio ambiente.