Día mundial del árbol, nuestro compromiso con una especie nacional

En 1959 se conmemoró por primera vez el Día del Árbol en México y a partir de entonces cada segundo jueves de julio aprovechamos esta fecha para reflexionar sobre acciones concretas que permiten la protección, conservación y restauración de los bosques y sus árboles.

Los árboles juegan un papel primordial en la preservación de los ecosistemas y zonas urbanas, ya que:

  • Regulan el ciclo del agua.
  • Capturan el carbono.
  • Son una barrera de protección de la biodiversidad.
  • Coadyuvan en la dispersión de semillas.
  • Regulan la calidad del aire.
  • Amortiguan los fenómenos naturales.
  • Regulan la temperatura.
  • Ayudan como barreras contra el viento.
  • Contribuyen a retener los contaminantes.

 

Tan solo un árbol puede inhalar un promedio de 12 kilogramos de bióxido de carbono (CO2) durante un año, exhalando el oxígeno suficiente para una familia de cuatro personas, por lo tanto, una hectárea de árboles puede absorber 6 hasta toneladas de bióxido de carbono al año.

En México, la presencia de árboles es sumamente importante al contar con una cobertura vegetal de más de 138 millones de hectáreas, que representan el 70% del territorio nacional y 64.8 millones de árboles.

La presencia de los árboles es primordial para asegurar el desarrollo sustentable de los ecosistemas. Consciente de ello, Iberdrola México se unió a Pronatura, el gobierno de Durango y la Secretaría de Recursos Naturales y Medio Ambiente del estado, para desarrollar un proyecto que tiene como objetivo la conservación del Cañón de Fernández, una de las reservas naturales más importantes y con basta presencia de ahuehuetes o sabinos en el norte del país.

En esta zona trabajaremos en la restauración y mejoramiento de los bosques de sabinos milenarios, a través del diagnóstico, reforestación y mantenimiento de 600 hectáreas.

Esta especie que nos hemos comprometido conservar fue designada en 1921 el árbol nacional de México y, gracias a su longevidad, se ha convertido en un cronista del tiempo. También se ha convertido en una atracción turística. Es el caso del Árbol del Tule, que por su majestuosidad se ha vuelto una visita obligatoria para nacionales y extranjeros.

Desde Iberdrola México continuaremos trabajando en el impulso de iniciativas que nos permitan construir un futuro más limpio para las generaciones venideras con nuestras acciones en favor del medio ambiente.