Dale una segunda oportunidad a tus residuos

¿Te has preguntado la cantidad de bolsas, plásticos, envolturas, cajas y otros objetos que desechas en tu día a día? Cada año decenas de toneladas de residuos acaban en los océanos, afectando el hábitat marino y la salud de nuestro planeta.

Según el Banco Mundial, en 2016 a nivel mundial se generaron 2,010 millones de toneladas de residuos sólidos. Mientras que en México, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), registró que en 2015, la población generó 53.1 millones de toneladas de residuos sólidos.

No es tarde, todos podemos hacer algo para que estas cifras no continúen creciendo. Una solución a esto es el reciclaje, actividad con la cual los objetos tienen un segundo uso, es decir, alargarnos la vida útil de las cosas y evitamos extraer nuevamente la materia prima de la naturaleza.

La transformación de productos de desechos en nuevos materiales a nivel industrial y el reciclaje desde nuestras casas ayudan a prolongar la vida y utilidad de los recursos, beneficiando al medio ambiente y a las personas en aspectos como:

La educación, comunicación y el acopio masivo son las estrategias que se han utilizado para lograr dar impulso al reciclaje en el país, sobre todo en la concientización de la sociedad a través de programas educativos, como los talleres sobre cambio climático que imparten los voluntarios de Iberdrola en escuelas primarias.

Algo tan simple como recuperar y reciclar contribuye a disminuir la cantidad de residuos que generamos, por ello te dejamos 5 acciones que puedes realizar en tu día a día:

  1. Para realizar el correcto reciclaje de las botellas de plástico recuerda los tres pasos básicos: vaciar, aplastar y depositar. En el caso de las tapas, recoléctalas para poder donarlas a asociaciones que se encargan de su reciclaje y apoyan a diversas causas sociales. Por ejemplo, la Gente Iberdrola en conjunto con la organización, Banco de Tapitas, apoyan a niños con cáncer.
  2. Dale un segundo uso a las cajas de cartón y madera que tengas, pueden funcionar como cajones o bancos.
  3. Convierte las latas de verduras o frutas en unas macetas o lapiceros.
  4. ¿Ya no te queda tu ropa? Puedes donarla a alguna asociación o crea accesorios con ella, como bolsas
  5. Separa la basura en tu casa. Recuerda que los desechos orgánicos pueden ser utilizados como composta.

En conclusión, reciclar es una práctica muy importante para la conservación del medio ambiente, puede mejorar mucho la condición de nuestro planeta y nos ofrece la posibilidad de tener un mejor estilo de vida, por esta razón hay que seguir esforzándonos para difundir la importancia de la separación de la basura y del reciclaje.